15 Gestos Sencillos para Ahorrar Gas

El frío sigue dando coletazos, provocando nevadas y sensaciones térmicas muy bajas que nos hacen pensar a todas horas en el calor del hogar. Esto, claro, también supone un gasto extra en la factura del gas. Para evitar que las bajas temperaturas hagan mella en nuestra economía, aquí te proponemos algunos sencillos trucos para ahorrar gas en invierno.

A veces no hace falta instalar caros aparatos, ni pasar frío para reducir nuestro consumo de gas. Con tan sólo unos pequeños gestos podemos controlar el gasto de energía y, no sólo ahorrar en nuestras facturas, también cuidar el medio ambiente.

 

1. Aprovecha al máximo la luz natural

La luz natural, no sólo aporta luminosidad a la estancia, también nos ayuda a calentar nuestro hogar de forma gratuita. Así, en las horas de sol, lo mejor es levantar persianas, correr las cortinas y dejar que el astro rey suba la temperatura de nuestra vivienda.

 

2. 21ºC son suficientes

Sea la estación que sea, con mantener la casa a una temperatura de entre 19º y 21ºC, será suficiente para disfrutar de una sensación de confort. Hemos de pensar que, por cada grado que aumentamos la temperatura, incrementa el consumo en un 7% aproximadamente. Por la noche, 15ºC serán bastantes para poder dormir a gusto, por lo que es conveniente apagar la calefacción a la hora de acostarnos y optar por colocar mantas si fuese necesario. En reuniones familiares o con amigos, donde el ambiente se carga pronto, baja la calefacción. Los termostatos digitales resultan perfectos para controlar al milímetro la temperatura de nuestro hogar.

 

3. Revisa los radiadores y púrgalos

El hecho de que haya aire en el circuito de la calefacción hace que los radiadores no calienten como es debido. Purgarlos para sacar el aire del circuito a principio de la temporada de frío es lo más recomendable, sin embargo, con el tiempo puede volver a entrar, por lo que si escuchamos ruidos al encender la calefacción, debemos volver a realizar el mantenimiento.

 

4. Abrígate, no derroches energía

En los días de poco frío, es preferible abrigarnos bien en casa, con sudaderas o batas, y usar mantas para dormir, que no encender la calefacción y caminar en mangas de camisa.

 

5. Ventila la casa antes de encender la calefacción

Abrir las ventanas durante 5 minutos es suficiente para poder renovar el aire de la casa. Sin embargo, es absurdo realizar este gesto cuando la calefacción ya está encencida. Lo mejor es aprovechar para ventilarnada más levantarnos y, una vez cerradas puertas y ventanas, encender la calefacción.

6. Aísla correctamente puertas y ventanas

Lograr un aislamiento térmicoadecuado en el hogar es algo de gran importancia, no sólo para poder disfrutar de una temperatura ideal, también para evitar derrochar energía de forma innecesaria. Colocar gomas en puertas y ventanas o sustituir los antiguos cerramientos por otros más eficientes, nos ayudará consumir más gas.

 

7. Realiza el mantenimiento periódico de tu caldera

Revisión cada cinco años, como mínimo, nuestra caldera evitará que desperdiciemos energía a diario y, además, reduciremos elriesgo de accidentes. En caso de que la caldera tenga más de 15 años, debemos jubilarla. Además, si la programamos para que la temperatura no suba de 60ºC, podremos usar el agua caliente con normalidad y supondrá un gasto menor de gas.

 

8. Ayúdate de persianas y cortinas

El uso de cortinas de tejidos gruesos en invierno nos permitiráevitar que el frío pase más allá de estas. Además, bajar las persianas en cuanto se va la luz supone colocar un muro extra contra las bajas temperaturas.

 

9. Acorta tu tiempo en la ducha

Estar menos rato bajo el agua de la ducha supondrá un ahorro extra, no sólo de agua, también de gas.

 

10. Usa el agua caliente sólo si es necesario

A veces utilizamos el agua caliente en tareas en las que no siempre es necesario: fregar, afeitarnos, lavarnos los dientes. Además, el hecho de colocar el mando del grifo en la zona deagua caliente, aunque no seamos conscientes, ya consume energía, aunque no dé tiempo de calentar el agua.
11. En zonas frías, deja la calefacción encendida

Aunque no lo parezca, el hecho de dejar la calefacción encendida, pero a una temperatura muy baja, justo para que la casa no se enfríe demasiado, evitará el consumo excesivo que la caldera genera con el arranque, al intentar pasar de la temperatura ambiente a los 21ºC.

 

 12. Aprovecha el calor residual del horno y la plancha

Cuando cocinamos con el horno o planchamos la ropa, generamos un calor extra. Éste, sumado al generado por la calefacción, puede suponer un exceso de temperatura. En ese momento, en vez de ventilar, lo recomendable es cerrar el radiador de la estancia o, incluso, bajar varios grados el termostato.

 

13. Coloca estratégicamente las fuentes de calor

Colocar los radiadores bajo las ventanas favorece la difusión del aire por la habitación. A poder ser, elegiremos radiadores de la misma longitud que las ventanas.
14. No derroches gas mientras cocinas

A la hora de cocinar debemos ajustar bien la llama de los quemadores a la base de los recipientes: si nos quedamos cortos deberemos tener más tiempo el gas abierto, ya que tardará mucho en hacerse la comida y, si nos pasamos, a la vez que quemaremos la sartén o cacerola, estaremos derrochando energía de forma absurda, ya que ese exceso de gas no las calienta.

 

15. Apaga los radiadores de las habitaciones en desuso

Siempre que tengamos una habitación sin usar en casa, lo mejor es apagar el radiador y cerrar la puerta. De esta forma, evitaremos derrochar energía de forma innecesaria.

 

FUENTE: FOTOCASA

http://hogar.fotocasa.es/suministros/gas/15-gestos-sencillos-para-ahorrar-gas-i__hogar_14905.aspx?fr=1

Tags:  

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>